HUMANIDAD

Un vino romano de hace más de 1600 años intriga a la ciencia

Cuando en 1867 los investigadores comenzaron las excavaciones en la ciudad alemana de Espira, no sospechaban que además de los restos del noble romano que buscaban, encontrarían en el lugar varias botellas de vino producidas entre los años 325 y 359.

Si bien la mayoría de las botellas halladas habían sido destruidas por el paso del tiempo, una logró sobrevivir, y su contenido sigue intrigando a los científicos en la actualidad.

Envasado en una gruesa botella de vidrio y cerrado herméticamente con una capa de cera, el vino de Espira parece haber sido elaborado con una mezcla de hierbas y gran cantidades de aceite de oliva. Algunos especialistas creen que todavía se conserva en su composición una porción de alcohol etílico, mientras que otros especulan que la mayor parte del etanol se perdió durante los casi 1500 años que estuvo bajo la tierra.

Actualmente, el milenario elixir se conserva en el museo de Espira. El recipiente nunca ha sido abierto, por temor a que la exposición al aire exterior arruine su valioso contenido.

 

 

Videos más vistos del mes:

 


Fuente: INFOBAE