EGIPTO

Un hallazgo fortuito podría terminar con uno de los misterios más grandes de Egipto

Aunque han pasado décadas de suposiciones y teorías, la forma en la que se construyeron las pirámides de Egipto en la antigüedad es una de las grandes preguntas que aún hoy no se ha podido responder. O por lo menos eso se creía. La aparición de un hallazgo fortuito podría haber revelado uno de los secretos mejor guardados de todos los tiempos.

Según los expertos, se cree que los egipcios emplearon un truco matemático para alinear con precisión las pirámides: aprovecharon el equinoccio de otoño. En astronomía, los equinoccios son dos momentos al año en los que el Sol está situado en el plano del ecuador celeste. Cuando alcanza su cenit en el cielo, la intersección con el plano del ecuador es perfecta, lo que lo convierte en el momento ideal para tomar medidas si lo que quieres es alinear un edificio.

Una de las muchas hipótesis formuladas a lo largo del tiempo podría confirmarse después de que un equipo de arqueólogos de la Universidad de Liverpool y del Instituto francés de Arqueología Oriental realizara un descubrimiento casual en una antigua cantera egipcia en la localidad de Hatnub, en el desierto oriental de Egipto.

El equipo que investigaba las inscripciones antiguas encontró una rampa con dos escaleras junto a una serie hoyos, lo que sugiere que ahí colocaban los enormes bloques de piedra utilizados para construir los monumentos y, de ser así, habrían completado más rápidamente de lo que se pensaba las pirámides. La estructura recientemente encontrada, que data del período en que se construyó la Gran Pirámide de Giza, es una de las certezas más grandes que se han obtenido sobre el método empleado para levantar los monumentos.


Fuente: Gizmodo

Imagen: Shutterstock