HUMANIDAD

La historia secreta del tatuador de Auschwitz

Para los sobrevivientes, los números que llevaban impresos en la piel eran un recuerdo imborrable de los horrores que habían vivido en los campos de concentración nazis. Pero Lale Sokolov, el "tatuador de Auschwitz", debió hacer un tatuaje que cambió su vida para siempre.

Haber grabado el brazo de Gita Fuhrmannova en 1942 fue lo que le permitió encontrar el amor. Al poco tiempo de haber marcado el número 34902 en su cuerpo y gracias a la ayuda de un guardia comenzaron a intercambiar cartas. La increíble historia de supervivencia y romance nacida en medio del horror del Holocausto fue revelada en el libro “El tatuador de Auschwitz”, de la escritora Heather Morris, que trabajó durante 3 años junto al protagonista para lograr reconstruir su pasado.

Lale, un diminutivo de Ludwig, su verdadero nombre, llegó a Auschwitz a los 26 años. Había nacido en Eslovaquia y era de familia judía. En el campo, aprendió el oficio de un francés llamado Pepan, y gracias a su conocimiento de diversos idiomas, fue elegido por los nazis como sucesor del antiguo tatuador. Entre 1941 y 1943 marcó a todos los prisioneros y gracias a este nuevo cargo, logró escapar de la muerte.

En 1945, Gita pudo dejar el campo antes de la llegada de los rusos. Poco después, Sokolov hizo lo mismo. Ese mismo año se reencontraron y pudieron casarse. Luego de un tiempo se radicaron en Australia, donde tuvieron un hijo en 1961. Durante años, Sokolov guardó el secreto de su pasado por miedo a ser visto como un colaborador de los nazis. Fue recién tras la muerte de su esposa cuando se animó a contar toda su historia.


Fuente: BBC

Imagen: Shutterstock