HUMANIDAD

La fábrica argentina que diseñó los aviones más sofisticados de su tiempo

Si bien en la actualidad resulta extraño vincular a un país latinoamericano con la vanguardia en ingeniería aeronáutica, existió a mediados del siglo XX un fábrica que, desde su sede en la Argentina, lanzó al mundo los aviones de tecnología más avanzada.

 

 

La Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) fue fundada en la ciudad de Córdoba en 1927 y, dos décadas más tarde, sobre el fin de la Segunda Guerra Mundial, llegó a ser considerada una de las mejores del mundo, con diseños extraordinariamente sofisticados, únicos en el planeta. El contexto ayudó a este milagro sudamericano: muchos ingenieros alemanes, o vinculados al ejército alemán, tuvieron que escapar de la posguerra en su país, perseguidos por el hambre o por la Justicia, y algunos de ellos recalaron en la Argentina. 

El francés Emil Dewoitine, por ejemplo, quien había trabajado para los teutones durante la ocupación francesa, se instaló en Córdoba y desarrolló un caza a reacción, el primero en América Latina, llamado Pulqui 1.

Kurt Tank, uno de los mejores diseñadores aeronáuticos del mundo, diseñó en Argentina, en 1951, el Pulqui 2, que alcanzaba la misma velocidad que los vanguardistas Mig-15 (ruso) o el F-86 Sabre (estadounidense).

 

 

 

Más allá de sus grandes ingenieros y sus notables diseños, el éxito de la fábrica no fue total, ya que estos modelos no llegaron a construirse masivamente. A fines de la década de 1950, en medio de un conflictivo contexto político, el desarrollo del Pulqui se interrumpió y Tank se trasladó a la india.

Así terminó el breve auge de la FAdeA, fábrica que sigue vigente aunque su nivel de desarrollo y comercialización ha bajado hasta los niveles habituales de la aeronáutica en el continente.


Fuente: bbc.com